Barcelona fue pionera en poner en marcha un servicio de bici compartida por toda la ciudad. La bautizaron como Bicing y diez años después se ha consolidado como la gran alternativa para los que apuestan por la movilidad sostenible.